Las Ruinas de San Ignacio

Las Ruinas de San Ignacio

En san Ignacio de Mini, se encuentran unas ruinas de una construcción Jesuita, fundada por el Padre San Roque Gonzales a comienzos de siglo XVII.

Estas ruinas se encuentran en la provincia de Misiones Argentina a 60 km de Ciudad Posadas.

Estas reducciones jesuitas tenían un único fin: evangelizar a los guaraníes (nativos que habitaban la zona), así como este lugar fueron muchas las construcciones erigidas tan solo para convertirlos a la religión Católica.

Las Ruinas de San Ignacio

En 1631 las reducciones jesuíticas fueron destruidas por los mamelucos (miembros de las Bandeiras) estos personajes eran sanguinarios, mataban a mucha gente y vendían indios.

Si bien los jesuitas tenían gente que los defendía, al final se rindieron debido a la presión de los hostiles, los Jesuitas tuvieron que migrar hacia el este, la llamada región de Paranaimá.

En 1750 volvieron a restablecerse 3000 habitantes en esta zona, quienes se dedicaron a realizar artesanía para poder cambiarla en la frontera del rio Paraná.

Luego de la expulsión de los Jesuitas en 1768, fue abandonado el lugar definitivamente, y en 1817 fueron destruidos por los paraguayos así como otras reducciones de indios.

Hoy en día estas ruinas son las mejores conservadas de todas la reducciones de Argentina, su arquitectura es típica a las demás construcciones jesuíticas de toda Sudamérica, para su construcción se emplearon los materiales locales, Las Ruinas de San Ignacioel asperón rojo en grandes bloques, lo cual permitió su conservación hasta nuestros días.

Estas ruinas han sido declaradas como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO en 1984.

Hoy en día los turistas se sorprenden al ver estas construcciones, algunas no fueron restauradas por lo que se les puede ver en su tragedia pasada, con el paso del tiempo las raíces de los arboles ganaron terreno y cubren gran parte de estas construcciones.

El estilo de la construcción es una excelente muestra del estilo barroco, muchos se preguntan el porqué de una construcción tan imponente, sobre todo para los indios guaraníes, pues con semejantes bloques líticos, la presencia del Dios cristiano se sentía hasta en las entrañas.

Las Ruinas de San Ignacio Las Ruinas de San Ignacio

Comentarios